Google+ Followers

viernes, 27 de febrero de 2015

¡ ASOMBROSO !

Resultado de imagen de imagenes gratis de tortugas galapagos gratis para blog

Esa tarde sabia [Quizás era un sexto sentido] pero intuía que no seria igual que otros paseos por el parque, el viento mismo no olía de la misma manera, era un olor extraño muy parecido al que desprende el fuego cuando devora la madera aun verde. Me disponía a sentarme en el banco de siempre, enfrente de la enorme fuente en cascada con el Dios Neptuno en la cima, se estaba de maravilla, el frescor te recorría el cuerpo aliviando el abrasador calor que sin piedad se desplomaba sobre todo lo que encontraba a su paso, llevaba unos veinte minutos reposando, cuando reparé en "algo" que se movía tras la fuente, al lado contrario de donde yo estaba sentado, asomó solo un poco, la curiosidad me pudo, y me levante para ver que era aquello, una tortuga mal herida, le colgaba la pata en un hilo, era grande un galápago pequeño, pero grande para ser tortuga "normal", la tomé en mis brazos y me la llevé a casa. entablillé su pata herida, y la acomodé en una caja que tenia para tirar a la basura, puse un trozo de tela dentro y la di lechuga para que comiera, le gustó porque se la comió toda, y comprobé como se le cerraban los ojos dormitando, me sentí mas aliviado, soy un amante de los animales, y verlos sufrir me acongoja enormemente. Transcurrió la noche y cuando el astro empezaba a asomar su testa imperiosa, lo primero que hice fue ir a ver al galápago y comprobar que tal se encontraba, lo vi genial, ya movía lentamente la patita, pasaron los días y se curó totalmente, me alegré muchísimo de ello, y a la vez me daba pena, la había tomado cariño, ese día iba a ser muy difícil para mi desprenderme de mi amiga, así la consideraba ya , cuando llegué a la fuente la miré por ultima vez, y extrañamente me devolvió la mirada, era la primera vez que lo hacia en dos meses que la tuve conmigo; observe una lagrima , si una lagrima, le resbalaba por su pequeña boca, no pude resistirme y la besé, noté un alivio enorme, como en toda mi vida lo había sentido, Me explico: He sufrido siempre de dolores enormes en la espalda, donde me hicieron una intervención quirúrgica que me dejó esas dolorosas secuelas, de ahí que me sorprendiera al besarla no sentir ese dolor, que aun [Gracias a los calmantes] sentía, pero me aguardaba aun la sorpresa mas enorme de mi vida, y os invito, desde ese mismo día si deseáis verme, estoy en la fuente de Neptuno en Madrid -ESPAÑA- al besarla formé parte de ella, y han pasado ya ochenta años de aquello, los guardas del Parque nos limpian el agua, dándonos de comer.


ISIDORO GÓMEZ GONZÁLEZ

17 comentarios:

  1. Uy, pues las tortugas viven muchos años, así que tenéis para rato en la fuente de Neptuno, je, je, je. Buena historia Isidoro, y buen giro al final !!! Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto amigo mío, son muy longevas con lo cual tengo amor asegurado para mucho tiempo. Gracias siempre por tus excelentes y precisos así como preciosos para mí comentarios. Feliz finde buen amigo. Un abrazo y +1

    ResponderEliminar
  3. Qué relato tan tierno y emotivo, Isidoro. Me alegro de que esa tortuga se encontrara percisamente contigo en un momento de necesidad, y me alegro de que tú puedas formar parte de algo que amas :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Que comentario tan bonito Julia. Gracias por este regalo que dejas. Un abrazo de oso para ti eres un cielo.

    ResponderEliminar
  5. buenos días un relato muy tierno gracias + Isidoro Gomez gracias saludos cordiales y feliz semana

    ResponderEliminar
  6. Vaya manera de contar tan personal y cercana tiene, Señor +Isidoro Gómez​, soy difícil de contentar en cuanto a los relatos, bueno, es un defecto, yo creci entre artistas, músicos, y en esos casos le pegan a uno lo de la perfección en todo, pero este me ha dejado sonriendo, satisfecho, y dije, un taco y luego dije que bueno, no esperé que el personaje fuera a formar parte del neptuno, de modo que también estuvo eso de la sorpresa/saque más ases de la manga/señor sombrerero. Chapó.

    ResponderEliminar
  7. Yo que amo a los mal llamados animales por que en realidad nosotros tendríamos que ponernos ese nombre me he conmovido profundamente con tu relato amigo. No hay dudas, el que los ama y va en su rescate merece toda mi admiración y un profundo afecto. Me siento un privilegiado de poder leer tus historias. Un abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
  8. Isidoro, tu relato rezuma mucha ternura, que me lleva a la emoción.
    Que animalitos estos, les tengo una admiración especial, son ¡tan indefensos!...y mágicos...Hace unos seis años, a mi hijo le regalaron una, pero de tierra, y nos dejamos el balcón abierto...¡ya te puedes imaginar!...
    De vez en cuando me acuerdo de ella.
    Feliz tarde Isidoro.

    ResponderEliminar
  9. maestro Isidoro, si con la poesía no tenías suficiente para dejarnos con la boca abierta, con este relato de final inesperado nos demuestras la gracia ágil de tu pluma, un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, Isidoro, este cuento es deslumbrante, maravilloso, me ha hecho pensar en Franz Kafka, en un cuentista de mi país, argentino, Horacio Quiroga y en también un maravilloso cuento de Julio Cortázar en el que habla de un pececito dentro de un acuario y llega a identificarse con él. Pero en este cuento sorprendente, en el que la magia se invierte, ya que no se trata del sapo deshechizado convertido en príncipe sino de su viceversa, un hombre que a través de un beso de ternura, de puro amor, se transforma en un galápago, es genial, en su concepción y también en su factura. Te felicito y en adelante me pasaré siempre a leerte ya que tú has tenido también la deferencia de leerme un poema, el dedicado a Marilyn Monroe, y de comentármelo favorablemente, gracias de nuevo por tu muy buena literatura y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces me veo sorprendida por la gratitud de los animales y es triste el pensar como esos sentimientos menguan en el corazón de los seres humanos. Quizá si tan solo mostráramos gratitud hacia aquellos que nos tienden la mano, podríamos vivir en un mundo mejor, lejos de la codicia y la ambición.

    Muy hermoso.

    ResponderEliminar
  12. Un relato muy tierno y grato. No hace mas que confirmar la genialidad de tus letras. Un saludo y abrazo desde Lima Peru.

    ResponderEliminar
  13. Muy buen relato Isidoro, Eternidad para ese amor... Lindo Lunes. Besos de mi Madrid

    ResponderEliminar
  14. Tu relato es bellísimo. FELICIDADES,

    ResponderEliminar
  15. Amigo mío, yo también soy amante de los animales y detesto que sufran. Tu relato es hermoso. Gracias por compartirlo. Un abracito tierno hasta
    Toledo.

    ResponderEliminar
  16. INFINITAS GRACIAS POR VUESTROS AMABLES COMENTARIOS, PERDONAD ALGUNOS MI TARDANZA EN MOSTRAROS MI GRATITUD, NO HAY EXCUSA. OS QUIERO A TODAS Y TODOS. ABRAZOS DE OSO TOLEDANOS.

    ResponderEliminar
  17. Bonita historia Isidoro Pasaré por la fuente de Netupno voy pronto a Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar