Google+ Followers

lunes, 8 de diciembre de 2014

¡ ÁNGELES TERRESTRES !




A veces ya no tengo fe, porque mi mente tan efímera no me permite hospedarla,conocí a Miguel un niño angelical, que me preguntó ¿Deseas jugar conmigo? -Pero claro que si " hombre ",
(estaba de guardia ese día, soy celador) el se puso tan contento, pues solo estaba el ingresado en la zona infantil del Hospital, ¿Jugamos al escondite? - me dijo - ¡A lo que tu quieras le contesté! me puse contra la pared y conté hasta 10, yo ya le veía una zapatilla tras el sillón, ¿donde estas? después de un largo rato, -me rindo- le dije, no te encuentro, ¡He ganado, he ganado dijo! esa sonrisa enorme me hizo ser muy, muy feliz, el estaba cansado, le pregunté por su mamá y contestó que no tenia mamá, que estaba en el cielo, ¿Y tu Papá? -no se- nunca lo conoció, solo le quedaba un abuelo de 79 años, me comentó mas tarde mi compañera, ¿nadie te visita o que?, si viene algunos días un niño de mi clase Ivan se llama, pero no mucho porque tiene que estudiar, el si tiene mamá, por cierto ya hace dos días que no viene, pobrecillo tendrá un montón de tareas que hacer, -me dijo- oye Alfredo (Así me llamo) ¿cuando crees que me iré con mi yayo? -no tardaras mucho Miguel- es que me aburro aquí, y con esta mascara no estoy a gusto, -tu no te preocupes que veras como te la quitan pronto y te marchas con tu yayo- ¡Muchas gracias Alfredo, eres muy bueno conmigo! hay, casi se me saltan las lágrimas, -nada hombre , tu si que eres un buen chaval- lo acosté, y le di un beso en la frente, mañana nos vemos ¿vale? ¡Siiiii yupiii! gracias Alfredo ¡Anda, anda, no hay de que!duerme bien y si necesitas algo me llamas- al
día siguiente, subí a visitarlo y estaba triste, ¿que tal Miguel te veo triste que te pasa? -nada- ¿como que nada, anda cuéntamelo somos amigos no? , dudó pero me dijo es que...y ¡Dios santo me encogió el alma! he oído en el pasillo que mi amigo Ivan se ha muerto, rápidamente fui a informarme de esa noticia,  era cierta, había sido atropellado por un camión hacia dos días, muriendo en el acto, me quedé tan helado que no deseaba confirmarle la noticia, y mucho menos verle, armado de valor entré y lo ví sonreír, esto es increíble (Pensé) tanto dolor y ahora sonríe, el me sacó de dudas, ¡Alfredo, Alfredo! me dijo tan contento al verme entrar, que ya no tengo ganas de llorar, le pregunté que había pasado, y su respuesta fue, me voy a ir con mi amigo Ivan, muy, muy pronto, alarmado dije ¿tu como sabes eso? me lo ha dicho el, pero ¿como? si ya no esta en el mundo, si me lo ha dicho, preferí callarme, y al igual que el anterior día, lo acosté estaba cansado, mañana jugamos a lo que desees -le dije- gracias contestó, gracias Alfredo; terminé mi turno y me marché, al día siguiente subí a verlo, la cama estaba vacía murió en esa misma noche de su Leucemia. Por eso no tengo fe, ¿que Dios le hace eso a un niño? ¡Que Dios! desde entonces, me dedico a ser animador de los niños ingresados, y jamás voy a la Iglesia, me necesitan mas aquí, de vez en cuando me parece ver a Miguel sonriendo, jugando con su amigo, al menos eso creo, si me alegro de algo es de que no supiera que su abuelo llevaba muerto mas de 4 años, quien lo visitaba a menudo era un tío abuelo con un gran parecido a su hermano, y que nunca reveló excepto a los médicos, quien era realmente.

ISIDORO GÓMEZ GONZÁLEZ


17 comentarios:

  1. No sé si eres celador de verdad o es una ficción, pero te mando una cosa que escribí sobre ese tema dirigido a los niños.
    Espero que te sirva, los que lo están usando me dicen que a los niños les encanta y hasta aplauden al final y se ríen.

    ResponderEliminar
  2. Emotivo, me ha llegado al corazón. Tras leerlo, yo también me he hecho la misma pregunta, ¿cómo puede un Dios creador cometer esa injusticia? Sin embargo el niño protagonista de la historia, actuó en todo momento desde la aceptación. Es desde ahí, desde donde hay que reflexionar. La tarea de un adulto-guía debe estar llena de atención, escucha y cariño. Ellos lo reciben encantados. Todos deberíamos ser conscientes de cómo los niños piensan, sienten e interaccionan con el mundo que les rodea. Y tienes razón, son ángeles terrestres.
    Excelente relato, cariñoso homenaje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Conmovedor relato. Lleno de amor, de sufrimiento, de efímera alegría por la simpleza angelical de un niño que solo desea ser feliz y tener a alguien que lo cobije a pesar de padecer esa enfermedad. La pregunta es ¿Si el amigo muerto estuvo con él y sabía que pronto estarían juntos no será que hay un Dios a pesar de todo que elige a esos niños como ángeles celestiales?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Isabel, Marisa, Jorge, que acertadisimas reflexiones, seria un placer debatirlas, por lo importantes que son. Sobre todo la de Marisa y Jorge, de momento os agradezco con todo mí corazón estos comentarios tan amables, y que tengamos un día la oportunidad de hablar de ello. Os quiero, un abrazo desde Toledo (España

    ResponderEliminar
  5. Yo sé que la vida dura lo que tiene que durar. A veces encontramos delante personajes que nos hacen dentro un hoyo profundo y cuando miro para mis huecos profundos, no sé con que llenarlos. Hoy, al leer esto, quedan un poco más hondos, pero también encuentro motivos para poseerlos... No sería Yo si no los tuviera. Gracias. Te seguiré leyendo en cuanto pueda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias hermano. Un abrazo desde Toledo y feliz semana santa. 👍

      Eliminar
    2. Mil gracias hermano. Un abrazo desde Toledo y feliz semana santa. 👍

      Eliminar
  6. Triste relato Isidoro, pero me gusta la forma en que la has contado. Me enganché en ella desde el principio. Un beso poeta ❤

    ResponderEliminar
  7. Isidoro, muy bien contado, triste, pero real, lo vivimos tan cerca y a veces tan de puntillas. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el relato, me ha puesto la piel de gallina. Por cierto, mi hija mayor es voluntaria de Cruz Roja y se dedica a la animación infantil de niños hospitalizados, esta historia, aunque he visto que era ficticia, me ha hecho pensar mucho.
    Un abrazo y gracias por leer mi rlato, casi nunca publico ninguno.

    ResponderEliminar
  9. Me has dejado hecha polvo, Isidoro! Cuánto amor, inocencia, asumpción... Preciosa historia, amigo. Me encantó la decisión final del celador. Se queda don de verdaderamente es útil, donde es importante estar.
    Gracias por este bello relato.

    ResponderEliminar
  10. Qué duro es pasar por querer a alguien y que se te vaya. Hay trabajos que son maravillosos pero que conllevan un gran sufrimiento. Muchas gracias por tu labor de ayuda a tantas personas necesitadas de un poco de ilusión y cariño. Un abrazo amigo mío.

    ResponderEliminar
  11. Estamos en una escuela que es la vida, ...cuando el humano dejará de ser animal irracional?....para convertirse en bondad y amor incondicional? Faltan cientos de vidas

    ResponderEliminar
  12. Una buena historia que da suspiros,por eso vale la pena luchar por todos esos ángeles qué nos enseñan tanto.

    Saludos con mucho afecto
    Gran
    Poeta Isidoro Gómez González.

    ResponderEliminar
  13. Una buena historia que da suspiros,por eso vale la pena luchar por todos esos ángeles qué nos enseñan tanto.

    Saludos con mucho afecto
    Gran
    Poeta Isidoro Gómez González.

    ResponderEliminar
  14. Isidoro. Enternecedor relato y triste que llega a lo mas profundo de corazón gracias maestro. Un abrazo. Isidoro...

    ResponderEliminar
  15. En verdad que es triste este relato! Y creeme es verdad...yo que he visto muy de cerca a la muerte te puedo decir que en sircunstancias semejantes si tenemos contacto con seres que ya no estan en este mundo. Pero es muy triste que se vayan personitas tan pequeñas. Gracias amigo me hiciste llorar. Saludos!!

    ResponderEliminar